El día 23 de julio se realizó un allanamiento al Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y, a raíz del hecho, se desprendieron numerosas respuestas de distintos organismos y del propio presidente del organismo, Luis Puenzo.

El juez federal Sebastián Casanello ordenó el allanamiento a pedido del fiscal Carlos Rívolo y sobre la causa no hay demasiados detalles por encontrarse en plena investigación, pero responde a la denuncia de supuestas irregularidades en la asignación de “créditos a productoras”. Desde el instituto se expresó en un comunicado que el motivo explícito del allanamiento fue «obtener la totalidad de los expedientes administrativos originales en los que el INCAA haya otorgado subsidios a partir del 15 de diciembre de 2019 hasta la fecha, incluidos los iniciados con anterioridad a la fecha mencionada». La respuesta fue ponerse a disposición de la Justicia y a la vez resaltar que la información allanada es pública y se puede encontrar con un clic acá.

La reacción inmediata de la industria fue de apoyo a Luis Puenzo mediante comunicados en redes sociales, en los que además denuncian que esto es una maniobra de desprestigio. Al respecto, la Cámara Argentina de la Industria CInematográfica (CAIC), Mujeres Audiovisuales (MUA), Asociación de Productores de la Cultura Audiovisual (ACERVO), Asociación de Directorxs de cine (PCI), Directores Argentinos Cinematográficos (DAC), Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina (ACCA) y la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina son solo algunos de los colectivos que se pronunciaron.

Asimismo Tristán Bauer, ministro de Cultura de la Nación, emitió un comunicado para «manifestar públicamente total apoyo al presidente de dicho organismo, Luis Puenzo, como a quienes integran su actual gestión».

De todas formas, Luis Puenzo en el programa de Radio Provincia en el programa Plegarias Atendidas afirmó que «nos están devolviendo gentilezas, nosotros entramos al INCAA con una firme convicción en la que no vamos a ceder nada que es que el cine argentino necesita el cumplimiento absoluto de la ley», y agregó: «En el cine argentino hay enquistados y todo el mundo que haya pasado por el cine lo sabe. Hay mucha gente que ha vivido y malvivido del cine y no estamos dispuestos a que siga pasando. Y cuando uno se mete con la corrupción le pisa los callos a mucha gente y nos la están devolviendo y van a seguir». Puenzo concluyó de manera contundente: «O nos sacan del INCAA o nosotros los sacamos a ellos, esto está jugado en esos términos y saben que es así».