Hace varios meses que la Red Argentina de Festivales y Muestras Audiovisuales (RAFMA) lleva un reclamo a la nueva gestión del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), pero este lunes se volcaron en una inesperada declaración de persona no grata hacia Luis Puenzo y un pedido de renuncia como presidente del instituto. Dicho comunicado provocó que el Festival de Cortometrajes de Pinamar (UNCIPAR) se distanciara de la Red.

¿De qué se trata el conflicto?

RAFMA publicó dos cartas abiertas dirigidas al INCAA en las que explicaban el conflicto de la siguiente manera: «Más de 45 festivales nacionales de cine nucleados en RAFMA, expresamos la seria preocupación al tomar conocimiento de manera extraoficial (debido a que aún al día de la fecha las actas de la asamblea de agosto no fueron publicadas) de una decisión grave, nociva e inconsulta del actual presidente del instituto, señor Luis Puenzo, de querer finalizar el programa de Festivales Nacionales traspasando la responsabilidad y recursos a las provincias aludiendo un federalismo puramente aspiracional. De concretarse, los festivales no estaríamos más dentro de la órbita del INCAA, instituto que está mandado por ley a garantizar la exhibición, quedando a merced de las voluntades y posibilidades provinciales con un magro presupuesto».

Dado que no había ninguna resolución ni anuncio oficial de parte de las autoridades del instituto, el reclamo podía ser leído como una expresión especulativa.

En una comunicación que pudimos mantener en el mes de noviembre con Edgardo Bechara, director general del Festival LatinArab y parte de RAFMA, consultamos acerca de qué tan concreta era esta «intención del INCAA» que denunciaban. «Fue muy concreto porque en la supuesta mesa de diálogo a la que se nos llamó a participar, lo único que se hizo saber, con muy buena voluntad de todos los cuadros intermedios y gerenciales del INCAA, es que esto es una decisión que baja de la presidencia de Luis Puenzo», contaba Edgardo y, hacia el final de la nota, agregaba que «desde la Red de Festivales venimos promoviendo que volvamos a una mesa de diálogo, que en una mesa de diálogo tenemos que dar y recibir al mismo tiempo, no puede ser una mesa de comunicación de una decisión tomada, que para nosotros es completamente errada. Tenemos una serie de propuestas muy fuertes para hacerle al INCAA en función de mejorar el Programa de Festivales Nacionales, no de anularlo». Se puede acceder a la nota completa acá.

Cabe decir que desde el instituto nunca se respondió, por lo menos no de forma pública, a estas cartas abiertas que publicó RAFMA como sí hizo frente a otros reclamos como el de los exhibidores de cine o, incluso, la denuncia y allanamiento sucedida en julio de este año.

Persona no grata y pedido de renuncia

El pasado 14 de diciembre se realizó una manifestación frente al INCAA llamada por el Colectivo de Cineastas en la que se reclamó por la ausencia del instituto durante este año respecto de la comunidad cinematográfica en general y el cine independiente en particular que vivieron una de sus peores crisis, si no la peor, debido a la pandemia.

En este mismo día, RAFMA publicó un nuevo comunicado titulado «RAFMA declara a Luis Puenzo y Nicolás Batlle personas no gratas y les reclama su renuncia al INCAA» La carta en sus primeros párrafos indica que «queremos dejar en claro que el problema en el INCAA no es la pandemia, es Puenzo y su gestión. Con profundo hartazgo y tristeza tenemos la convicción de estar frente a dos funcionarios que con sus acciones y ausencias no están a la altura de quienes tienen la enorme responsabilidad de fomentar y ejecutar las políticas cinematográficas y audiovisuales de nuestro país».

Entre los motivos que enumeran, sostienen que se dispuso «la Resolución RESOL-2020-666-APN-INCAA#MC que determina el cierre del programa de Festivales Nacionales y su provincialización presupuestaria inconsulta, inaplicable, desfinanciada y falaz». Vale mencionar que dicha resolución no figura en el Boletín Oficial, por lo cual no es posible verificarla.

También reclaman que se cerraron las puertas de la plataforma de CINEAR para la realización de festivales argentinos, el incumplimiento de la Ley de Cine con la destrucción de una política cultural en apoyo de la exhibición, el desamparo de los Espacios INCAA, y acusan que «el 2020 resultó presupuestariamente desastroso (no por la pandemia) sino por ‘mala praxis’, a tal punto que las presentaciones de apoyo para la realización de más de 70 festivales de cine de la Argentina está hoy totalmente paralizada para 2021 ​sin vistas a que ni el INCAA ni las provincias puedan activar un programa efectivo y eficaz».

En uno de los últimos puntos mencionan también que RAFMA se retira y decide no participar de la mesa de trabajo con funcionarios del INCAA a la que estaban convocados para este martes 15 de diciembre. El comunicado completo se puede encontrar en las redes sociales de la Red.

Respuesta de UNCIPAR

A solo algunas horas del último comunicado, el Festival de Cortometrajes de Pinamar (UNCIPAR) lanzó uno propio que expresa: «Luego de leer la carta enviada por RAFMA, previamente puesta en consideración a los miembros de la Red, tanto la comisión de UNCIPAR como varios de sus asociados que fueron consultados, es que decidimos no apoyarla, no por los reclamos sino por su redacción, tono y en los términos en que está planteada.

Sabemos y hemos mantenido, a lo largo de los 42 años del festival, todo tipo de luchas para poder sostenerlo. Nunca callamos y dan testimonio las palabras expresadas durante la entrega del Reconocimiento de la Asociación de Cronistas Cinematográficos, donde fuimos los únicos que hablamos sobre los Festivales y el peligro que corrían por la mala gestión de ese momento. Tampoco callamos en la primera reunión de la actual gestión realizada en la ENERC, donde UNCIPAR, a través de su presidenta, fue en representación del cortometraje y al no estar presente en su momento algún miembro de RAFMA, también se los incluyó en sus palabras.

La carta en los términos expresados, no nos representa y honestamente, la comisión directiva y parte de sus asociados, deciden desligar la asociación y a su festival de RAFMA. A nuestro parecer, no hay que pedir las cabezas ni declarar personas no gratas a funcionarios sino luchar para lograr la activación de las políticas audiovisuales. Si somos nosotros quienes nos retiramos de las reuniones de trabajo nunca seremos escuchados. No debemos cerrar nosotros las puertas, aún cuando del otro lado la comunicación se haga difícil. No por ello dejamos la lucha, no por ello somos menos críticos de la gestión actual y de sus acciones, no por ello dejaremos de difundir la situación apremiante en la que nos encontramos, todos los festivales y gestores, dentro y fuera del país». El comunicado completo se puede encontrar en las redes sociales de UNCIPAR.