¿Cómo estarías sin cobrar al 25 del mes o con una demora de dos o tres meses en tu salario? Esta es la realidad que enfrentan los profesionales que atienden a pacientes con discapacidades.

Cabe destacar que, actualmente, los prestadores trabajan un mes completo, derivan a la obra social la facturación correspondiente, al mes siguiente la gira a Superintendencia, de estar todo aprobado esta deposita el dinero a la obra social y, finalmente, un mes más tarde llega el sueldo al trabajador o trabajadora (es decir, que la labor realizada en mayo, por ejemplo, se cobra recién en agosto).

Ahora bien, a esta situación de precarización laboral se suma un ajuste de gastos dispuesto por el ministro de Economía, Desarrollo Productivo, Agricultura, Ganadería y Pesca, Sergio Massa, sobre las prestadoras sindicales con un recorte de más de 10.000 millones de pesos.

Según comunicó el Gobierno Nacional es un total de 1.500 millones de pesos del Fondo Solidario de Redistribución (FSR), dinero que se utiliza para el financiamiento de tratamientos de alta complejidad, servicios de discapacidad y otras prestaciones.

El problema radica en la insuficiencia de fondos, ya que la cifra de transferencias comprometida para los próximos cuatro meses representa apenas el 10% de los recursos mensuales promedio que recibieron sus prestadoras hasta agosto.

Al respecto, desde la conducción de la Confederación General del Trabajo (CGT) se alzaron voces en rechazo a esta medida y se advirtió que, «con esta decisión, el sistema va a explotar, no aguanta».

Las instituciones y profesionales de la Salud no tardaron en hacer eco del reclamo por sus honorarios correspondientes a mayo y, además, por este recorte a las prestaciones, manifestándose en paros y movilizaciones con el fin de visibilizar esta problemática, y que tendrán lugar hasta este miércoles 31 de agosto inclusive.

Deja una respuesta