Este jueves 11 de octubre se celebra el Día del dulce de leche: lo dispuso el Centro Argentino de Promoción del dulce de leche y asociaciones de pasteleros.

En Argentina se encuentra en el Museo Histórico Nacional un relato escrito que fecha la invención del dulce de leche hacia el año 1829 en instancias en que estaban por reunirse para firmar un pacto de paz Juan Manuel de Rosas y su enemigo político (y primo hermano) Juan Lavalle en la estancia del primero en el Partido de La Matanza, en las afueras de Buenos Aires. Lavalle fue el primero en llegar y, fatigado, se recostó sobre el catre de Rosas y se quedó dormido. La criada de Rosas, mientras hervía leche con azúcar (preparación conocida en esa época como «lechada») para acompañar el mate de la tarde, se encontró con Lavalle durmiendo sobre el catre de su patrón. Ella lo consideró una insolencia y fue a dar aviso a los guardias. Poco tiempo después arribó Rosas, no se enfadó con Lavalle y le pidió a la criada el mate con leche, quien recordó en ese momento que había dejado la leche con azúcar al fuego durante un largo tiempo. Al regresar a buscar la lechada, la criada se encontró con una sustancia espesa y amarronada. Su sabor agradó a Rosas y se cuenta que compartió el dulce con Lavalle mientras discutían los puntos del pacto. Este relato le otorga un origen accidental al dulce de leche.
Los dioses también tenían su comida, que no por ser dioses se alimentaban del aire. Cuentan los relatos griegos que ellos se nutrían con ambrosía y néctar.

Ambrosia


Ambrosía: comida sólida de los dioses, a la que acompañaba la bebida néctar, ambas sustancias manaban de los cuernos de la cabra Amaltea (nombre que significa “ternura”), la que amamantó a Zeus, el Dios del Olimpo, cuando su madre lo dejó a cuidado de esta ante el peligro de ser devorado por su Padre Cronos.
Estos dos alimentos eran cuidados muy celosamente por Zeus (casi de la misma manera que cuidaba al fuego) y era entregado nada más que en banquetes especiales. ¿Por qué era una bendición acceder a estos alimentos? Porque tenían la virtud de preservar de la muerte, de la corrupción y de las heridas (del griego Ambrosía: inmortalidad).
Néctar: uno de los dos alimentos de los dioses, el néctar era líquido, mientras que la ambrosía era sólida.Se cuenta en la mitología griega que quien toma de estas sustancias jamás enferma, solamente los dioses llegan a ellos y, al igual que el dulce de leche, estos alimentos están conformados por leche, azúcar y en el caso de los alimentos divinos hay otros ingredientes mágicos que hacen que estas comidas sean únicas.
En definitiva, con esta nota solo quería homenajear al dulce de leche en su día y festejar con amigos, comprándome un buen pote (ya que el alimento de los dioses todavía no está a mi alcance), mate, galletitas, scones, tostaditas y todo lo que se nos ocurra. Y cuando me pregunten si engordé algún que otro kilito, pueda decir como Mafalda: «No estoy gordita, solo llenita de amor».