La alta comisionada de la Organización de las Naciones Unidas para los derechos humanos, Michelle Bachelet, advirtió el «nivel de violencia política» en la campaña electoral en México. Al mismo tiempo, manifestó «grave preocupación» por la crisis social e institucional en Colombia y «profundamente perturbada» por el presente en Etiopía.

Además, en la 47° ponencia ante el Consejo de Derechos Humanos este lunes, la expresidente chilena aseguró estar «consternada por las recientes medidas que socavan aún más el derecho de las personas a expresar opiniones críticas y su capacidad de participar en las elecciones parlamentarias previstas para septiembre», en relación a Rusia.

«Al menos 91 políticos y miembros de partidos, entre ellos 36 candidatos electorales, fueron asesinados durante el periodo electoral que comenzó en septiembre de 2020» en México, recalcó Bachelet. En cuanto a el estado de situación en Colombia, «mi oficina ha expresado su grave preocupación ante las acusaciones de serias violaciones de los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad». Al respecto, del 28 de abril al 16 de junio se registraron 54 muertes de civiles y 2 policías, y 49 víctimas de violencia sexual, según la información brindada en el plenario.

Por otra parte, remarcó que en Tigray, Etiopía, se continúan sucediendo ejecuciones de civiles, violaciones contra mujeres y niños y desplazamiento forzado hacia otros territorios, que influyen en un tema recurrente para las Naciones Unidas: los refugiados. Sobre la actualidad en el país africano, Bachelet adelantó que en el mes de agosto estima que se publique una investigación que profundice sobre este asunto.

«Para recuperarnos de los mayores y más graves retrocesos en materia de derechos humanos que hayamos visto nunca, debemos tener una visión que cambie la vida», exhortó.