Según las estimaciones del Instituto Internacional de Investigación de la Paz de Estocolmo (SIPRI), el total del gasto militar mundial llegó hasta los 1,7 billones de dólares en 2017. Y solo Estados Unidos, gastó en 2017 610.000 millones de dólares.

El Instituto Internacional para la Investigación de la Paz de Estocolmo se dedica a analizar los conflictos, las armas, su control y desarme, y muestra cada año una lista con los países con más gasto militar.

Las grandes naciones del mundo ponen a disposición de la guerra cifras económicas impactantes, en medio de un mundo que, mientras se invierte en la creación de armas químicas y aviones indetectables, sufre y mucho por el hambre.

Aunque el gasto mundial en salud creció, según datos de 2000-2016 que muestran más financiamiento público nacional y menos financiamiento externo, según lo plantea un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ahora representa el 10% del Producto Interno Bruto mundial, cifra bastante baja para la problemática que se enfrenta.

«El aumento del gasto interno es esencial para lograr la cobertura universal de salud y los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la salud», dijo el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

Estados Unidos, adelante en armas

La primera economía del mundo es también el país que más gasta en Defensa, pero no es ni remotamente el que tiene una mayor «carga militar», como se refieren los expertos al peso que tiene el gasto en Defensa en relación con la riqueza generada por cada país, medida en términos de Producto Interno Bruto (PIB).

En 2017, el gasto militar estadounidense representó 3,1% de su PIB, lo que equivale a poco más de una cuarta parte del porcentaje dedicado por el país que más gastó, según SIPRI.

En 2018, el presidente Donald Trump firmó un presupuesto récord para 2019 de 716 mil millones de dólares dedicados a distintos tipos de armamento.

«Tenemos 716.000 millones para entregar los mejores aviones, los mejores barcos, los mejores tanques y misiles en cualquier lugar de la Tierra. Nadie los hace como nosotros», dijo Trump en un discurso.

El Congo

Con 6,2% de su PIB destinado al gasto militar, la República del Congo es el país de África que dedica una mayor proporción de su riqueza al sector de Defensa, que en 2017 sumó 484 millones de dólares, según las estimaciones de SIPRI.

La OTAN

El gasto militar del conjunto de los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) ascendió a 900.000 millones de dólares en 2017, lo que representa entonces y según registros de aquel periodo, un 52% del total mundial.

Por su parte, el sultanato de Omán aumentó de forma sostenida su gasto militar durante la última década. Ubicado en un lugar estratégico frente al estrecho de Hormuz, uno de los pasos de hidrocarburos más importantes del mundo, y con vecinos como Irán, Arabia Saudita y Yemen, extremó su defensa. De hecho, es el país que más destina dinero a su defensa. En 2017 su gasto militar se situó en 8.686 millones de dólares, lo que equivale a 12% de su PIB.