El Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (CELAG), integrado por diferentes personalidades de la política regional e internacional, emitió un documento titulado “La hora de la condonación de la deuda para América Latina” en el que se les pide a los acreedores internacionales que, en este contexto de pandemia de coronavirus, condonen las deudas externas soberanas de los países de América Latina. También se pide que los organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) accedan a iniciar un proceso inmediato de reestructuración de la deuda que contemple una mora absoluta de dos años sin intereses.

En el texto, la CELAG manifiesta que “ante tantas dificultades económicas, producto del avance de la pandemia del COVID-19, la condonación de la deuda externa es una acción tan justa como necesaria. Lo mismo ocurrió en otros momentos históricos marcados por grandes catástrofes como guerras, enfermedades y pandemias. Esta es una oportunidad única para evitar que el peso de la deuda sea un escollo aún mayor que añadir al complejo reto de superar este momento social y económico tan crítico”.

En el caso argentino, según la información más reciente del Ministerio de Economía al 29 de febrero pasado, la deuda bruta de la administración central al tipo de cambio del último día hábil de ese mes totalizó 324.374 millones de dólares. Un detalle a tener en cuenta es la intención de la Argentina sobre la quita que se les ofrecerá a los acreedores privados: aproximadamente 55%. En total, el Gobierno reconoció bonos a negociar por un total de 68.842.528.826 millones de dólares.

Los firmantes instan también a que las Naciones Unidas «a la mayor urgencia convoque a la Asamblea General para discutir una resolución que proporcione el marco legal internacional para llevar a cabo esta estrategia efectiva de condonación de la deuda externa de América Latina y fomentar el proceso de reestructuración con los acreedores privados».

«Nadie puede dudar de que este es un momento oportuno para hacerlo si se quiere afrontar con éxito esta situación tan difícil. No podemos exigir a los países que hagan políticas efectivas en materia de salud pública para afrontar la actual pandemia y, al mismo tiempo, pretender que sigan cumpliendo con sus obligaciones de deuda; no podemos exigirles que implementen políticas económicas que compensen los daños de esta catástrofe a la par que deben seguir pagando a sus acreedores. Es absolutamente incompatible hacer efectivo un plan de reestructuración económica en el futuro próximo con los actuales niveles de endeudamiento externo (en promedio, supone el 43,2% del PIB en América Latina)”, sostiene el documento. Entre los firmantes se encuentran Rafael Correa, José Luis Rodríguez Zapatero, Dilma Rousseff y el senador Jorge Taiana.

La iniciativa ya tiene el respaldo de Alfredo Serrano Mancilla, Rafael Correa, Álvaro García Linera, Gustavo Petro, Dilma Rousseff, Marco Enríquez-Ominami, Fernando Lugo, Celso Amorim, Ernesto Samper, Luis Guillermo Solis, José Luis Rodríguez Zapatero, Óscar Daniel Jadue, Camila Vallejo Dowling, Juan Carlos Monedero, Mario Delgado y John Ackerman, entre otros.