¿A qué nos estamos refiriendo al hablar de Primeros Auxilios Psicológicos (PAP)? Nos sitiamos en una escena de accidente, catástrofe, atentado, etcétera, donde es necesaria una primera atención a los afectados, los protagonistas en un hecho traumático. Es la aplicación inmediata, o sea en las primeras horas tras el impacto, considerándose que tras las primeras 72 horas ya no son la técnica a elección.

Los PAP son un enfoque basado en evidencias y destinado a ayudar a niños, adolescentes, adultos y familiares afectados por un incidente crítico.

El diseño de este enfoque pretende lograr tres objetivos muy importantes: reducir el nivel de estrés inicial causado por el evento traumático; fomentar la adaptación a corto, medio y largo plazo; y potenciar las estrategias de afrontamiento.

Sacar a la luz un tema de tan alto impacto y necesidad de urgencia me pareció importante y destacable desde un punto de vista humano, entre humanos y para humanos.

Vivimos en una sociedad líquida (citando al sociólogo Zygmunt Bauman) donde los principios y el desarrollo del individuo giran alrededor de sí mismos. Todo es rápido, las decisiones, los actos, los contactos. Vivimos tiempos vertiginosos creyendo o suponiendo que tenemos tiempo para lo que sea, donde sea y como sea.

Bajando un cambio, mi propuesta hoy es brindar un recorte de: paremos y vamos a darnos la oportunidad de contar con un enfoque o método que, ante un doloroso hecho, podemos salir bien parados. O intentarlo al menos.

Ampliamos conceptos sobre el tema

En las emergencias masivas, los PAP se aplican en los centros de recepción de familiares y afectados: centros cívicos, polideportivos, aeropuertos, etcétera. Es importante que estos lugares sean tranquilos y seguros. También aislados de los medios de comunicación y que estén protegidos de la vista y de los sonidos de la catástrofe. Todas son disposiciones que ponen a resguardo la integridad de las personas afectadas en su estado vulnerable.

En las crisis cotidianas, los Primeros Auxilios Psicológicos suelen aplicarse allí donde se producen las malas noticias, por ejemplo, en hospitales, escuelas, destacamentos de policía y/o consultorios.

En cualquiera de los casos donde haya que socorrer, es muy importante la conexión que se brinde con tranquilidad y escucha efectiva de parte del socorrista, intentando distinguir si está sufriendo un daño físico o psicológico, o ambos. La persona damnificada tiene que poder confiar en el socorrista más allá de las alteraciones que la persona esté sufriendo.

Dato de utilidad

Podés capacitarte para ejercer PAP en la Asociación Argentina de Salud Mental, en Cruz Roja Argentina, en la Universidad de Buenos Aires (UBA), en la Universidad de Palermo (UP), en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) y varias sedes más, si te interesa tener en cuenta una profesión-acción tan especial y necesaria como esta.

Yo te doy el pie. Vos decidís qué hacer. La posibilidad está en tus manos. Suerte con lo que decidas. Quizás este dato te derive a otro lugar en el que nunca habías pensado.