“Cualquier acción es, a menudo, mejor que ninguna acción, especialmente si has sido atrapado en una situación infeliz durante mucho tiempo. Si se trata de un error, al menos se aprende algo, en cuyo caso ya no es un error. Si permaneces atascado, no se aprende nada”, expresaba Eckhart Tolle.

¿Cuántas veces trabajaste en un proyecto o en una meta y luego quedó paralizado debido a que te quedaste estancada por algo inesperado? Hace un minuto todo progresaba muy bien y, en un instante, estás totalmente atascada. Deseás seguir avanzando hacia adelante pero estás detenida en una encrucijada crítica. Y, a pesar de que nunca lo viste venir, ahora te encontrás en una situación en la que necesitás parar, revaluar la situación y averiguar qué hacer a continuación.

Probablemente te sientas segura de tu propio ingenio y, de hecho, crees que podés manejar este pequeño obstáculo y volver a progresar hacia lo que realmente querés o deseás. Así que volvés a enfocar tu mente, mirás todas las opciones y ya estás lista para manejar la situación y seguir adelante.

Pero cuando más pensás en ello más te das cuenta de que las cosas son un poco más complicadas de lo que pensabas originalmente. De hecho, lo que parecía simple y directo en un principio te va a dejar rascándote la cabeza y preguntándote qué está pasando.

El poder de estar indeciso

Podemos atascarnos cuando la vida nos lanza una curva inesperada. Sucede en los negocios y también ocurre en las relaciones. Cuando nos quedamos acorralados en una esquina y tenemos la presión de tomar una decisión, si sentimos que no tenemos suficiente información para saber qué elegir es natural que hagamos un stop.

¿Alguna vez notaste lo fácil que es pasar de recopilar información para que puedas tomar una buena elección a estar completamente atascada no sabiendo qué hacer? ¿Por qué crees que sucede?

Demasiadas opciones y demasiada información

Si solo tenés una o dos opciones, no suele ser tan difícil decidir sobre uno u otro camino. ¿Pero qué sucede si tenés diez o más opciones posibles y cada una requiere un examen cuidadoso antes de poder entender las diferencias?

De repente, el simple acto de tomar una decisión se convierte en una tarea monumental. No solo eso, ahora estás completamente desviada de tu propósito original y todo tu esfuerzo se canaliza en algo totalmente inesperado.

¿Qué se puede hacer para superar esta situación?

Por supuesto que hay todo tipo de razones para quedarse atascada y, sin duda, no puedo hablar de todos ellos. Sin embargo, hay ciertas cosas en común junto con algunas pautas universales que se pueden utilizar para conseguir avanzar más allá del punto donde se estás atascada.

El objetivo es determinar lo que hay que hacer para pasar de estar atrapada en una indecisión a adoptar ciertas medidas y seguir avanzando. Esto es importante porque cuanto más tiempo estamos atrapados, mayor es la probabilidad de que vayamos a terminar abandonando nuestro proyecto o meta original. ¿Por qué? Debido a que la indecisión es el cementerio de las buenas intenciones.

A continuación compartimos 5 estrategias para conseguir la toma de decisión.

Tenés que obtener una nueva perspectiva

Cuando en primer lugar analizamos un problema inesperado, este puede parecer mucho más desalentador de lo que realmente es. La mejor manera de reducir lo que parece una gran contrariedad hacia algo más manejable es conseguir obtener una nueva perspectiva. Hay dos maneras de lograr esto: la primera es retroceder un poco y mirar todo el panorama. Entonces ve este punto de conflicto en relación con todo lo demás y, desde esta nueva perspectiva, evaluá lo grande o pequeño que realmente es ese problema. También podés determinar qué tanta prioridad merece el mismo y establecer un tiempo para tomar una decisión final.

La otra forma de obtener una nueva perspectiva es tener a alguien con experiencia en evaluar la situación desde una perspectiva externa. Esto es valioso no solo porque tiene la experiencia sino también porque puede ser completamente objetivo, ya que no estará emocionalmente involucrados.

Conseguir consejos de expertos

Educarnos a nosotros mismos para que podamos tomar una decisión acertada es siempre una buena idea. Pero a veces la curva de aprendizaje es demasiado grande en proporción a su importancia en el esquema general de las cosas. Por ejemplo, si necesitás crear un documento legal no vas a ir a la escuela de derecho a aprender cómo hacerlo. Simplemente vas a contratar a un abogado o asistente legal que lo hará por vos para que puedas continuar con tu vida. No podemos ser un experto en todo y por eso existen servicios disponibles. Cuando el tiempo es un problema tratá de conseguir un poco de ayuda de expertos y así seguir adelante. El tiempo que te vas a ahorrar, probablemente tendrá más valor que los costos involucrados.

Mantenete abierta a las alternativas

Tal vez hay una manera más simple o menos difícil de lograr los mismos resultados sin tantas molestias o gastos. La solución más obvia no siempre puede ser la mejor. Debés tener tu mente abierta a medida que continúes buscando una solución que funcione para vos. Preguntá a tu alrededor para ver si alguien encontró una manera de hacer lo que estás intentando. Con un poco de investigación seguro que hay una buena probabilidad de que encuentres exactamente lo que estás buscando.

Preparate y ve por ello

Este es el enfoque que utilizo cuando ya observé todas las opciones y todavía no lo tengo claro en mi mente. Llega un punto en el que pensar demasiado una decisión se convierte en una especie de procrastinación sin fin. Mi enfoque habitual es prepararme, apuntar al objetivo e ir a por ello, pero a veces el “objetivo” puede caer en un punto en el que pensamos demasiado y no hacemos nada. Entonces hay que tomar el control del proceso, adoptar una decisión y tomar medidas sin mirar hacia atrás.

Encontrá una manera de actuar mientras decidís

Tomar acción tiene una forma increíble de hacer que todo funcione. Si no hay soluciones aceptables que estén disponibles por el momento, tomá medidas en algún otro aspecto de tu proyecto o meta. Mientras trabajas en él desde un ángulo diferente, debés tener confianza en que la respuesta que necesitás se va a dar a conocer muy pronto. La acción es el antídoto para dejar de sentirte atascado y siempre habrá alguna área de donde se puede continuar hacia adelante mientras las cosas comienzan a arreglarse.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.