La carranguera es un ritmo salido de la montaña que anima la cosecha y acompaña al campesino colombiano de las regiones de Boyacá, Cundinamarca y Santander. La carranga son los despojos de un animal sin vida, lo que queda después de la muerte, justamente por esta razón a la música campesina se le dio esta denominación.

Originalmente interpretada con tiple, guitarra y carraca de burro, se trata de la recopilación de sonoridades del campo, hombres que le cantan a sus historias de lucha desde el territorio más golpeado por la violencia y el olvido del Estado colombiano, lo rural. Escuchar carranga es remitirnos a la historia de los pueblos boyacenses, cuna de la libertad del país. El corazón baila con una rumbita campesina y el alma se siente acompañada con la voz de sus intérpretes.

Cultivando paz

Los Rolling Ruanas encontraron en este territorio tierra fértil para sembrar sus canciones, letras y melodías, y conquistar a la juventud con una mezcla de rock y rumba. Con gran respeto y orgullo, emprendieron un camino incierto en este ritmo que hoy los lleva a representar en Europa y Estados Unidos al ritmo nacido en el altiplano. Estos cuatro músicos logran hacer vibrar a una generación que no conocía la magia de la carranga y hoy bailan con un pogo carranguero que nació en el escenario más insospechado, Rock al Parque.

Nativos de la caótica y emocionante capital Bogotá, Los Rolling Ruanas se formaron en 2014 con Juan Diego Moreno (voz y guacharaca), Fer Cely (requinto y coros), Luis Guillermo González (guitarra y coros) y Jorge Mario Vinasco (tiple y coros). Armados con los instrumentos tradicionales de la carranga y vestidos con la típica ruana campesina, deciden subir a YouTube singulares covers de The Beatles, Kiss y The Rolling Stones, sin pensar que se convertirían en fenómeno viral a finales de 2015.

Esto serviría a la banda como plataforma para hacer su primer EP de canciones originales en 2016 y, posteriormente, lanzar su primer larga duración titulado «La balada del carranguero» en 2017, colaborando con artistas como Catalina García de Monsieur periné y Edson Velandia. Su segundo disco, «Sangre Caliente», producido por el reconocido productor Mario Galeano, en 2018, abrió el espectro e incluyó colaboraciones con los legendarios Inti Illimani de Chile y el trío de rap folk fusión Fémina.

Jorge Mario Vinasco nos cuenta cómo la agrupación trabaja para seguir produciendo a pesar de la cuarentena. «Nos cambió el modo de trabajar a los músicos independientes, trabajamos de forma remota en seguir haciendo música y show virtual. Es así como hicimos el primer carranga online, un encuentro netamente virtual con boletería. Yo creo que nos va a tocar a los artistas, por mucho tiempo, tomar esos espacios porque en este momento no son posibles los conciertos. Los fans nos dan esa energía y fuerza para seguir adelante», dice el músico.

«Los Rolling Ruanas le cantamos a la naturaleza, a las historias del campo y también a Colombia. A esa Colombia golpeada por la violencia. No somos ajenos y estamos haciendo uso de esta herramienta tan grande que es la música para dar una voz. Nuestra canción ‘Sin Darnos Cuenta’ es un cantar a los líderes sociales que han sido silenciados por defender los derechos ambientales y la vida. Lamentablemente, en Colombia esto es sinónimo de muerte. Le cantamos a la esperanza de que se puede cambiar la historia. No hay que olvidar lo que ha pasado, porque el que olvida su historia está condenado a repetirla. Ojalá que un día se vaya la muerte en Colombia», así nos cuenta Jorge.

A lo largo de su carrera, la banda realizó más de 300 conciertos, entre los cuales se destacan aforos totales en icónicos teatros tales como el Teatro Colón de Bogotá, el teatro Julio Mario Santo Domingo, La castellana, El Pablo Tobón Uribe de Medellín y el teatro de la UIS en Bucaramanga. A finales de 2018 Canal Trece, el canal más importante de la televisión pública en Colombia, lanzó el documental «Sonidos de la montaña», dedicado a contar la historia de la banda, posicionándose como uno de los referentes más importantes de la música colombiana en la actualidad.

Para los cuatro músicos, todos los escenarios son una experiencia inolvidable. Sin embargo, Jorge nos cuenta que «el concierto en particular que partió la historia de los Rolling Ruanas, y que sentimos como un antes y un después. fue el que dimos en Rock al Parque, uno de los festivales de rock más grande en América Latina. Dimos bastante que hablar porque del género carranguero era el primer grupo que se presentaba en este evento. Además, los rockeros decían ‘qué va a hacer un grupo de ese género en un festival de rock’. Para ese festival se concursa y nos ganamos el derecho de participar. Cuando llegó el día estábamos orgullosos de estar ahí, vestidos de ruana y nuestro formato típico carranguero, nos dijimos ‘no va a venir nadie’, pero como grupo, si hay 20 personas vamos a poner a bailar a esos 20, y nos lo propusimos. Para nuestra alegría, la plaza se llenó. no se veía el final del público y el baile no se hizo esperar. En el festival se formó el primer pogo de nuestra historia y, desde ese concierto, el pogo forma parte del ritual de los conciertos de los Rolling Ruanas», dice Jorge entre risas.

A través de las redes sociales, el grupo hace llegar un mensaje de solidaridad y respaldo a las víctimas de abuso policial, que por estos días encienden la mecha de violencia en Colombia. Sin olvidar que son sus fans y seguidores los que les dan esa voz, los Rolling Ruanas apuestan a un arte con sentido social y que expresa el sentir de un pueblo.

Audio completo de la nota