Los más de 200.000 usuarios en la Zona Oeste del Gran Buenos Aires de las líneas que pertenecen a Ecotrans, del Grupo Plaza de los hermanos Cirigliano, se encuentran afectados por el paro por tiempo indeterminado de sus empleados, que acusan a la empresa de realizar vaciamiento y abandono de las unidades que «se caen a pedazos», según expresan sus representantes sindicales.
Las líneas afectadas por la medida son la 136, 153, 163, 253, 317, 321 y 503. Al respecto, solamente se mantiene un servicio de emergencia para «aquellas zonas que permanecen aisladas».
En cuanto a la protesta y pedido al Estado para poner manos a la acción a una negligencia que denuncian data de hace tiempo, César Aguirre (delegado de Ecotrans) manifestó que «ya tuvimos centenares de reuniones con la empresa y el Ministerio de Trabajo de la Provincia, por eso es que ahora recurrimos a Nación. Hace dos meses preparamos y le enviamos a Florencio Randazzo una notificación con la firma de diez diputados nacionales (la mayoría de ellos del Frente de Izquierda) para que la empresa explique cuál es el manejo de sus fondos», expresó.
Asimismo, al referirse a la decisión de llevar adelante esta huelga de los trabajadores, el delegado detalló que «lo íbamos a hacer el miércoles pasado, pero fue suspendido para no entorpecer las gestiones que se están realizando para obtener la reunión con Randazzo». Mientras la burocracia sigue adelante y se buscan alternativas para paliar la crisis de las 7 líneas, miles de personas siguen esperando y otean el horizonte… para ver si llega el colectivo.