Cambiar los hábitos alimenticios, además de mejorar la salud, podría convertirse en un ingreso extra para los empleados británicos.
El programa «Libra por libra» es el proyecto presentado por el Servicio de Salud Público del Reino Unido (NHS por sus siglas en inglés) para fomentar que las empresas incentiven a sus trabajadores a perder peso a través de una vida sana y recibir a cambio un dinero extra.
La propuesta surge después de conocer las cifras que afectará al sistema de salud: 30.000 millones de libras es el déficit que se proyecta para 2020.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad se duplicó en el mundo desde 1980. De acuerdo con datos oficiales, casi dos tercios de los adultos británicos tienen sobrepeso u obesidad, de los cuales los grupos de menores ingresos son los más afectados.
El programa «Libra por Libra» busca sumar la mayor cantidad de empresas y, de esta manera, extender la propuesta a nivel nacional. El principal objetivo es motivar económicamente a los empleados para cambiar su estilo de vida. Con esta medida, el gobierno inglés además de beneficiar la salud de la población lograría reducir el número de ausencias de los trabajadores por enfermedad, ya que estas inasistencias representan alrededor de 35.000 millones de dólares al año. Las causas principales de ausencias tienen que ver con enfermedades derivadas de la obesidad como diabetes, problemas cardiovasculares y males degenerativos en las articulaciones.
Los ejecutivos del NHS proponen a las empresas que se sumen al plan con incentivos monetarios, bonos de compra o premios a aquellas personas que se comprometan a bajar de peso y que demuestren que realmente eligieron un cambio de vida, ya que las experiencias realizadas en otros países indican que las dificultades principales a las que se enfrentan las personas obesas es mantener, a través del tiempo, el cambio de hábito.