La sandía es una de las frutas más elegidas por runners y atletas de diferentes disciplinas deportivas. Esta es una fruta de estación primavera-verano, dulce, refrescante y muy hidratante.

La sandía está compuesta prácticamente en su totalidad por agua, más precisamente un 90%. Una porción de esta veraniega fruta (dos tazas llenas de cubitos cortados) contiene 80 calorías y 21 gramos de carbohidratos. Si bien contiene azúcar, la fructosa, la que se encuentra en las frutas, es bastante más sana que los azúcares procesados o agregados. También tiene vitamina A, B6 y C, muy buenas para el sistema inmune, y potasio que ayuda a prevenir calambres.

Beneficios de la sandía

Te presentamos los cinco beneficios que está fruta aporta a la salud.

Mejora el rendimiento. Según Lori Nedescu, dietista deportivo, la sandía aumenta la capacidad de usar oxígeno de manera eficiente (el VO2 máximo) y puede ayudar al rendimiento de carrera. Al igual que la remolacha, contiene ácido nítrico, que puede mejorar el flujo sanguíneo y la absorción de oxígeno.

Además, impulsa la recuperación. La porción de sandía contiene 21 gramos de carbohidratos, cruciales para reponer el glucógeno luego de una carrera. Otro beneficio de la sandía en la recuperación es la rehidratación, debido al gran contenido de agua.

Alivia el dolor. Un estudio publicado por Journal of Agricultural and Food Chemistry descubrió que beber el jugo de la sandía tras correr ayuda a disminuir el dolor muscular.

Lucha contra la enfermedad. Según un estudio publicado por International Journal of Food Science and Technology, encontró que la sandía contiene lipoceno (un antioxidante). El licopeno protege contra la inflamación y el daño celular, que se sabe que conduce a un mayor riesgo de problemas de salud, como enfermedades cardíacas, algunos tipos de cáncer, diabetes y presión arterial alta.

Incrementa la hidratación. Una pequeña porción de sandía contiene 140 mililitros (más de media taza) de agua. Es conveniente consumir sandía antes o después de realizar actividad física.

Formas de consumir sandía

Las formas más comunes de consumir sandía son: en ensalada, combinar con alguna otra fruta; batido o licuado, se puede mezclar con leche y hielo; y en brochettes cortada en trozos y alternada con otras frutas.