El mundo cambia, no somos los mismos de ayer, tal vez estemos en medio de incertidumbre y miedo por el futuro, son momentos trascendentales de la humanidad, donde hay que mostrar de qué madera estamos hechos. Somos seres físicos, mentales, espirituales álmicos y emocionales en
constante cocreación, en constante movimiento, en constante vibración y cada día es una oportunidad de construir una senda, una vía, un camino, una elección.

La espiritualidad hoy día es nuestra gran aliada en estos temas, porque es un pilar para el impulso, la fe y la esperanza son vitaminas para el alma y el espíritu. Construir pacientemente y con humildad nuevos espacios de meditación y reflexión nos conllevan a mirar nuestros procesos. La incertidumbre ofrece oportunidades para movernos, para inspirarnos a nuevos panoramas.

Los seres humanos poseemos la bendición de elegir y mirar qué estamos haciendo con nuestras vidas. En un proceso de introspección, en estos tiempos es fundamental para la paz interior, tomando en cuenta nuestra conformación cuántica como individuos, únicos, auténticos e irrepetible. Cada
persona es un universo y hay un gran potencial en todos, descubrirnos y valorarnos es parte del proceso en este camino de la vida, saber que somos libres de elegir nos fortifica y mirar con apertura que siempre existen otras posibilidades nos invita al despertar nuestra propia creatividad infinita.
Esa que incluso puede cambiar nuestra historia.

Son momentos de sanar toda nuestra carga, limpiar programas del alma, sanar procesos transgeneracionales, sanar el niño/a interno/a, cerrar ciclos, perdonar, buscar la alineación energética, reprogramar nuestra mente, gerenciar nuestras emociones, nuestra alimentación, activar más estiramiento físico. Existen muchas técnicas, herramientas, programas, terapias y profesionales dispuestos a tendernos una mano y acompañarnos en este proceso de metamorfosis del ser, de soltar viejas creencias limitantes, sistemas y paradigmas. El mundo está cambiando, nos está dando señales de que la metamorfosis del ser es inminente, ya que la tierra, el universo y nosotros -como parte de un todo- estamos unidos.

Todo está dentro de nosotros, esto no es una frase nueva, tu corazón marca la pauta y el amor salva y regenera. La chispa divina que está en nosotros es vida y es luz, en tu mano derecha toma la antorcha de la victoria como bastión. Amate, te invito a elegir tu consciencia energética, vibracional y fluye con todo aquello que te hace vibrar en paz interna, en amor y en autenticidad de tu ser.

Artículo elaborado especialmente para puntocero por Lisette Cardozo.