«Sé tú mismo, todos los demás ya está tomado», Oscar Wilde.

Para ser vos simplemente dejá de preocuparte por los demás. Solo cuando estudiás la forma como te relacionás con los demás y razonás sobre lo que lo otros piensan acerca de vos, es cuando apreciás que modificar tu comportamiento puede parecerte algo atractivo. Cuando te fijás en los demás pensando en vos es como usar a esas personas como un espejo, intentás verte a través de sus ojos y así ajustar tu imagen en consecuencia.

Sin embargo, cuando estás en soledad y no hay nadie alrededor a quien impresionar, nadie a quien analizar, sos simplemente vos y, debido a eso, no te centrás en vos sino en lo que estás haciendo en ese momento. Esta es la respuesta a cómo ser uno mismo todo el tiempo. Apagá tu clamor interno de aprobación y centrate en estar simplemente presente en el mundo cotidiano. Te aseguro que te vas a divertir mucho más que antes.

Muchas veces me pasaba que no escuchaba a la gente, esto ocurría porque yo solo estaba pensando en mí o en lo que quería decir. Las veces que yo sí escuchaba con atención era porque estaba presente en ese momento y en sintonía con la conversación, en lugar de estar preocupándome qué pudieran estar pensando los demás.

Cuando tratás de peinarte en el espejo, es posible que lo veas desde diferentes ángulos o que pruebes algunos estilos diferentes. Del mismo modo, cuando intentás ajustar tu imagen a través de los ojos de otra persona, a menudo terminás provocando una sutil manipulación para conseguir que ellos te vean de manera diferente, y la gente odia ser manipulada, por razones obvias. Si vas a ser vos mismo, el verdadero vos es la persona que ellos ven sin manipulaciones y te apreciarán inconscientemente por tu comportamiento íntegro. Por supuesto, la gente todavía podrá malinterpretar lo que sos, pero eso va a pasar más allá de lo que hagas.

Cuando actuás como vos mismo en comparación a hacerlo con otra imagen, a algunas personas les vas a gustar más y a otras le vas a gustar menos, y esa es la manera en que debe ser. Las personas que actúan no siendo ellas mismas son las que quieren todo el tiempo ser del agrado de todos, aunque eso es imposible porque en este mundo hay cerca de 7 mil millones personalidades y sistemas de valores únicos. Se vos mismo y a algunas personas que de forma natural les gusta tu personalidad, realmente gustarán de vos por ser genuino y eso es algo que vale la pena.

Gestionar todo el tiempo una imagen requiere mucho esfuerzo porque tenés que reprimir tus tendencias naturales, analizar el entorno y fabricarte una imagen adecuada a la misma. Pero el ser uno mismo no requiere en absoluto ningún esfuerzo. Es relajante saber que no tenés que llevar una máscara puesta porque te sentís cómodo en tu propia piel.

«No estoy en este mundo para cumplir con tus expectativas y tú no estás para cumplir las mías», afirmó Bruce Lee.

Pensar de vez en cuando acerca de cómo nos ven los demás puede hacerte cambiar para bien, sobre todo si tenés un hábito negativo pero no tenés que estar constantemente especulando en lo que los otros están pensando, o esto va a alterar tu comportamiento natural y probablemente te hará parecer inseguro. «Preocúpate por lo que otras personas piensen, y siempre serás su prisionero», manifestó sabiamente Lao Tzu.

¿Sabés quién sos vos realmente? Desde que eras joven fuiste condicionado para actuar de una manera u otra. Tomate algo de tiempo para reflexionar sobre tus valores y la forma en que realmente querés vivir.

«Conocerse a sí mismo es el mayor saber», compartió Galileo Galilei. No importa qué tan raro seas, ¡querete a vos mismo! Cada persona es única y cada uno de nosotros tenemos nuestras rarezas. Apreciá lo que sos en este momento (con tus defectos y méritos) y otros también lo harán.

«Ser hermoso significa ser tú mismo. No necesitas ser aceptado por otros. Necesitas ser aceptado por ti mismo», Thich Nhat Hanh.

¿Alguna vez dudaste de vos?

Dudar puede ser muy fácil si estás constantemente comparándote con los demás y preguntando «¿qué pasaría si…?». En lugar de dudar de vos todo el tiempo, tené confianza y seguridad con lo que sos y hacés. Mostrar confianza en vos mismo y en tus decisiones también mostrará a los demás que sabés lo que estás haciendo. «Cree en ti, ten fe en tus habilidades. Sin una humilde pero razonable confianza de tu poder, no puedes ser exitoso o feliz», auguraba Norman Vincent Peale.