En el terreno de la biodescodificación, hay una herramienta que denominamos “auto indagación”.

Es la herramienta principal con la que intentamos producir los cambios de percepción que te llevarán a elevar tu calidad de vida. La auto indagación es el proceso en donde profundizamos en nuestro propio sistema de creencias para cuestionarnos nuestra forma de vernos tanto como la de ver el mundo.

El principal objetivo es reconocer nuestras limitaciones o, como nos referimos en la biodescodificación, asumir las creencias limitantes. Y las emociones de dolor que estuvimos negando o de las que desconocíamos que teníamos.

Al hacer este acto de auto observación, en algunos casos descubrimos poco a poco cómo nuestras creencias van atrayendo la enfermedad o la salud, los conflictos interpersonales o las relaciones de amor y la escases que deseamos evitar o la abundancia que deseamos tener o vivir.

La pura verdad es que, cuando nos indagamos, tomamos conciencia de cuáles son nuestros patrones mentales, los que están dominando incluso a nuestras experiencias. Es el momento de preguntarnos el “para qué” de cada una de ellas. De este modo, partirá la premisa a plena conciencia para saber cómo queremos sentir, pensar y actuar. Y fluye el equilibrio emocional…

Algunas características para tener en cuenta nos identifican con, por ejemplo, tomar conciencia de cuáles son nuestras creencias limitantes, cuáles son nuestras proyecciones, lo que negamos y si nos estamos identificando con la victimización o con la responsabilidad. También nos brinda la posibilidad de reinventarnos a nivel físico, emocional, material y espiritual. Así lograremos comprender, perdonar y trascender. En síntesis, es una herramienta de auto observación consciente de cómo pensamos y cómo sentimos.

Entonces, ¿para qué cuestionar nuestras creencias? Para ser libres de actuar como deseamos sin la presión de tener que obedecer viejos mandatos o creencias que ya no tienen un sentido de afinidad con nosotros y, mucho menos, nos conforta o nos hace feliz.

A medida que pasa el tiempo sería interesante e importante tomar registro de tus proyectos o metas a seguir. El objetivo de este cometido sería identificar cuánto te estás alejando de tus metas y sueños, y recalcular, cambiarlo, reconocerlo y lograr, de ese modo, el objetivo de asumir tus creencias limitantes a la par de tus pensamientos latentes acompañados del cuestionamiento siempre y sobre lo que puedas cambiar para avanzar en tu vida.

Muy ligado a los cambios personales encontramos a las emociones. Podemos diferenciar cinco.

Una de ellas es el miedo, que se presenta como una amenaza o peligro que produce ansiedad, inseguridad, incertidumbre y nos sentimos desprotegidos ante este evento.

La ira, en varias de sus formas tales como la rabia, enojo, furia, resentimiento e irritabilidad, nos induce hacia la destrucción, la agresión. Aunque, en su justa medida, es favorable y a veces buscada para nuestro equilibrio emocional.

Tristeza es otra de las emociones. Ella se refleja a través de la pena, soledad, pesimismo.

También la alegría forma parte de nuestro staff, esta se manifiesta a través de la diversión, euforia, gratificación y da una sensación de bienestar, de seguridad. Nos induce a la repetición de lo que nos hace sentir bien.

Para completar, en la número cinco encontramos la paz. Existe la emoción del ser que es la paz definida como aquella emoción que el individuo experimenta, cuando toma consciencia (se libera) que en el presente todo es perfecto. Cuando la persona se libera de las cargas sociales, de las culpas del pasado y los miedos del futuro y siente paz.

Conectados a las emociones encontramos a los sentimientos, ya que estos son la representación mental de las emociones. O, por así decirlo, los sentimientos son las emociones diluidas por nuestro sistema de creencias. Y sirven de ordenadores para interpretar cada emoción, de esta manera, se evitan los colapsos emocionales que pondrían en riesgo la supervivencia.

Entrego «en papel» algunos de los sentimientos más usados cotidianamente para que elijas algunos, todos, uno, un par o los que quieras… o quizás ninguno: euforia, entusiasmo, alegría, complicación, ansiedad, felicidad, molestia, neutral, bajón, pesimista, miserable y las que quieraa agregar.

Como sugerencia, te invito a que veas la película “Intensa-Mente”.

Deja una respuesta