Estamos en pleno invierno y, ya de por sí, sentimos más hambre. Los alimentos altos en calorías y las infusiones y platos calientes son una gran tentación. Esto no tiene nada de malo pero muchas veces suele alejarnos de las frutas, jugos, lácteos y de tomar la cantidad de agua que necesitamos reponer para que nuestro organismo funcione correctamente.
Para no alejarnos demasiado de los hábitos saludables y mantener nuestra alimentación lo más equilibrada posible durante estos meses de intenso frío, es muy recomendable hacer 3 comidas principales y 2 colaciones. La colación es una comida más pequeña que las principales y se puede consumir a media mañana y media tarde. La finalidad es brindarnos energía y mantenernos alerta cuando bajan los niveles de glucosa. La única regla a tener en cuenta para las colaciones es que las mismas deben ser prácticas y fáciles de transportar.
Te dejo algunas propuestas
Mezcla de frutas secas: nos aportan grasas saludables y energía.
Granola: nos aporta energía, principalmente. Elegí aquellas con cereales integrales, copos de avena y variedad de semillas (girasol, chia, lino, sésamo) para incorporar grasas de buena calidad.
Frutas cítricas: son de temporada y nos proporcionan vitamina C y A, ideales para reforzar las defensas.
Chocolate: elegí uno cuyo contenido de cacao sea de un 70% y sin agregados grasos. El chocolate nos aporta antioxidantes y energía.
Frutos deshidratados: ricos en vitaminas y minerales como el potasio.
Frutas al horno: como manzanas y peras con canela y un toque de miel.