Desorden, caos, informalidad, poca tecnología, desabastecimiento. Estas son apenas algunas de las falencias que se hicieron más que evidentes en los países latinos. Si bien el impacto del COVID-19 no golpeó tanto como en Europa o Estados Unidos, con modernas infraestructuras y sistemas de salubridad con niveles de atención y protocolos propios del primer del mundo, toca hacer esfuerzos que nos permitan estar más preparados como región.

Estas son algunas de las lecciones que nos deja al sistema latinoamericano el nuevo coronavirus.

Empleo local

Se habla del teletrabajo que aún está en pañales, sin embargo, seguramente existirán empleos que necesiten grandes producciones en plantas. Todas las ciudades tienen una zona industrial y lo ideal es contratar gente de la misma zona para evitar desplazamientos largos o uso de autos particulares que contaminen.

Sistema integrado de salud

En el Perú, por ejemplo, existen 5 sistemas de salud: trabajadores dependientes (Essalud), independientes (SIS), privados, el de la Policía y el de las Fuerzas Armadas. Ninguno de ellos está conectado ni guardan historial clínico de un paciente de atenderse en 2 o más sistemas. Urge que todos los ciudadanos mantengan un seguimiento de sus tratamientos e historia de salud en toda una nación y, si fuese necesario, en toda la región con el uso de documentos digitales donde estos datos vayan consignados. Se salvarían muchas vidas.

Educación financiera

Ya existe un boom sobre la educación financiera en América Latina, pero es aprovechada por sistemas multinivel e inversiones fraudulentas de corto plazo. Sí, el latino es cortoplacista, no nos gusta esperar mas de 5 años en que un negocio empiece a dar sus primeras utilidades y, si las da, empezamos a despilfarrar como si fuéramos empresarios exitosos. La educación del ahorro para contingencias como hoy cobra importancia y la responsabilidad de consumo-gasto debe quedar como hábito y ejemplo a los más pequeños.

Educación rural y digital

Nuestra hermosa geografía hace que Latinoamérica tenga sitios inaccesibles y muy alejados, que crean una gran brecha con las grandes ciudades. Se hace vital erradicar el analfabetismo y empezar a digitalizar todos los rincones. Pero no se trata solo de usar internet, es saber cómo funciona, brindar conocimiento y aplicar Big Data en nuestras lecciones escolares, que nos permitirán recuperar el tiempo perdido.

Transporte ecológico

Ya no se trata de desplazarse y llegar como sea, aunque debamos lidiar con decenas de personas en sistemas de transporte cada vez mas congestionados. Son muchas las enfermedades que se pueden transmitir por tener casi pegada a la otra persona en un pasillo de bus. Las bicicletas y vehículos eléctricos/digitales toman importancia y complementan al trabajo local. Las ciclovías deben formar parte de los planos de una ciudad y las normas que contemplen vehículos menores con motores eléctricos son la solución a la contaminación y al distanciamiento social que viviremos desde hoy en adelante.

Emprendedor formal

Piensa en el futuro, pero también en este tipo de emergencia que pueden dejarte en la calle, y todo por no tributar, porque «querés todo para vos y sos el vivo del barrio». Dejá de lado la informalidad y hacé tu negocio con todas las de la ley. Los gobiernos ayudan y dan préstamos, beneficios, subvenciones, apoyo a las y los trabajadores, a quienes pueden ver, es decir, a quienes reconocen como empresas, pymes o grandes o corporaciones o multinacionales. Si no existís como empresario, no pidas ayuda y no te quejes.

Teletrabajo e ingresos pasivos

Ya se puso de moda el trabajo digital, aunque pocos lo ven como esclavizante. Es hora de que generes ingresos online mientras continuás tus labores convencionales. Como alguna vez escuché, “la gente piensa que para hacer dinero hay que salir a la calle a picar carbón” es una gran verdad, es un pensamiento de la era industrial y, claro, habrá un choque generacional con quienes piensan que debés llegar adolorido a casa para vivir dignamente. Está de moda el delivery, las páginas web, el marketing digital, el desarrollo de aplicaciones móviles y la educación virtual.

La familia

Me alegra leer en las diferentes redes y medios de comunicación de todo el mundo que una de las primeras lecciones aprendidas fue valorar a su familia, estar tiempo con ellos, con los niños, extrañar a los padres, atender a la pareja. En algunos países se dispuso que en diferentes días salgan únicamente varones y otros días mujeres. Esto hizo que muchos hombres vayan por primera vez al mercado y aprendan a comprar, valorar el trabajo de ama de casa de una mamá o de su pareja.

No somos los únicos en el planeta

Nuestra Tierra se está recuperando de la gran contaminación y la cacería, del descontrol, de la sobreproducción y la sobrepoblación. La flora y fauna del planeta están en armonía con nosotros, pero los destruimos. Que no sea lección de una cuarentena: enseñemos a respetar y cuidar el medio ambiente.

Finalmente, me gustaría que reflexiones y, si lo deseás, nos cuentes qué otra lección te deja esta pandemia.

Artículo elaborado especialmente para puntocero por Jaime William Mostacero Baca.