“Tan pronto como comprendamos la existencia como una compleja unidad y la enfermedad como desarrollo, la vida nos permitirá que peregrinemos por las altas esferas, donde entenderemos que el crecer y el decaer son apenas una expresión de esta unidad”, afirmaron Bodo Baginski y Shalila Sharamon en su libro “Reiki. Energía Vital Universal” (2003). Los conceptos teóricos y las técnicas de aplicación del reiki y de la masoterapia son diferentes, pero ambas terapias complementarias consideran al ser humano como una unidad de cuerpo, mente y espíritu.
REIKI Las personas que acudan al masaje y/o a la canalización de la denominada “energía vital universal” pueden estar seguras de que los dos tratamientos, aplicados por separado o en conjunto, buscarán aliviar y, eventualmente, solucionar sus dolores físicos (que son la forma en que se exteriorizan sus desórdenes internos) y sus pesares emocionales (que son las consecuencias de las situaciones personales y/o laborales desestabilizadoras). “Nuestros cuerpos y nuestras vidas completas no son otra cosa que el reflejo de nuestra situación espiritual, porque el espíritu forma el cuerpo y determina nuestro destino”, explicaron Baginski y Sharamon.
“Los masoterapeutas consideramos importante combinar los conocimientos y las técnicas occidentales con los saberes y los procedimientos orientales, que están basados en el concepto de energía vital universal y en el movimiento humanístico o potencial humano surgido en los ’60”, aseguró la reikista y masoterapeuta Patricia Miraglia. Así, el masaje, que consiste en la aplicación combinada, armónica y metódica de maniobras manuales con objetivos higiénicos, preventivos y terapéuticos; amplió su campo de acción para conseguir el “bienestar general” del ser humano, “al intentar desbloquear el flujo energético de las zonas corporales asociadas con inhibiciones, traumas y problemas, que afectan la estructura muscular y el funcionamiento orgánico”, de acuerdo con esta profesional.
Tipos de masajes
Los circulatorios favorecen el flujo sanguíneo y la eliminación de las toxinas. Los relajantes o sedativos armonizan el sistema nervioso, inducen un grado de relajación muscular y ayudan a la persona a recuperar o mantener el equilibrio psicofísico. Los descontracturantes son aplicados durante una sesión de relax sobre uno o varios grupos musculares contracturados. Los estéticos combinan técnicas circulatorias, modeladoras y sedativas con el objetivo de modificar alteraciones o defectos estéticos, generalmente localizados en determinadas zonas del cuerpo (caderas, abdomen, brazos y piernas). Los de drenaje linfático estimulan el flujo de la linfa (“parte del plasma sanguíneo, que atraviesa las paredes de los vasos capilares, se difunde por los intersticios de los tejidos y, después de cargarse de sustancias producidas por la actividad de las células, entra en los vasos linfáticos, por los cuales circula hasta incorporarse a la sangre venosa”, según la definición de la Real Academia Española). Los deportivos son localizados en los grupos musculares comprometidos en cada disciplina deportiva para optimizar su tono, flexibilidad y rendimiento.
TIPOS DE MASAJES
La masoterapia garantiza beneficios en la piel (vasodilatación superficial, eliminación de impurezas y renovación del manto emulsionado, aumento del metabolismo cutáneo, acción sedante o estimulante sobre las terminaciones nerviosas cutáneas, estímulo del bulbo piloso y aumento de las secreciones), en el tejido muscular (eliminación de la fatiga, mejoramiento de la respuesta del músculo y reducción de las contracturas), en el sistema nervioso (armonización y generación de reflejos que producen modificaciones nerviosas, químicas, funcionales y energéticas), en la circulación (estimulación del flujo sanguíneo y linfático para favorecer los intercambios celulares, el drenaje y la movilización de sustancias tóxicas) y en el tejido adiposo (descongestión y reabsorción mediante maniobras y productos determinados).
“En cada sesión, de acuerdo con nuestro criterio y nuestra experiencia, los masoterapeutas aplicamos las maniobras que consideramos adecuadas para mantener e, incluso, mejorar el equilibrio integral de la persona que confía en los beneficios de esta terapia aplicada con las manos”, detalló Patricia Miraglia. Aclaró que la masoterapia no puede aplicarse a mujeres embarazadas ni a personas que atraviesan procesos inflamatorios o infecciosos, que sean cardíacas, que tengan osteoporosis o artritis, que padezcan enfermedades como gota, diabetes y cáncer, y que deban rehabilitar miembros o articulaciones luego de un traumatismo u operación. Y sentenció: “los masoterapeutas complementamos a la medicina tradicional, no la reemplazamos”.
Reiki: «energía vital universal»

Mikao Usui

Mikao Usui


La terapia complementaria reiki, redescubierta a mediados del siglo XIX por el japonés Mikao Usui, significa “energía vital universal”, y debe ser entendida como la potencia que vive y actúa en toda la materia creada. Al separar la palabra en sílabas, “rei” representa el aspecto universal, ilimitado, de esta energía, y “ki”, la potencialidad energética vital que fluye a través de todos los seres vivos. Las distintas religiones, culturas y razas le asignaron a esta energía un nombre diferente: “chi” los chinos, “Espíritu Santo” los católicos, “prana” los hindúes, y “energía bioplásmica” los investigadores rusos. Las personas que desean ser canales del reiki, de diversas nacionalidades y creencias religiosas, son iniciadas por un Maestro Reiki. El nivel uno les permite transmitir la “energía vital universal”; el dos, potenciarla con símbolos determinados y enviarla a distancia; y el tres, principalmente, la capacidad de iniciar a futuros reikistas.
En una sesión de reiki, la energía entra por el chakra corona o del loto, ubicado en el centro de la cabeza, y sale por las palmas de las manos de los canales de esta terapia complementaria. “Un generador de energía (el universo en sí mismo) conduce la electricidad (energía vital universal) por medio de un cable (canales del reiki) hasta el artefacto que la necesite (personas, animales y plantas)”, graficó Miraglia, y puntualizó en que al ser una energía “inteligente”, los reikistas y los receptores no pueden dirigirla conscientemente, sino que deben dejarla fluir libremente para que actúe donde la persona más lo necesita.
Imagen de los Chakras

Imagen de los Chakras


Cuando la energía fluye, el canal y el receptor suelen sentir una corriente agradable de calor (también puede ser fría) y un estado de relajación. El reiki actúa sobre el cuerpo, la mente y el espíritu como lo que son, una unidad, vitalizándola y equilibrándola, rompe los bloqueos energéticos y elimina las toxinas. Además, impulsa un estilo de vida basado en cinco principios de aplicación diaria: solo por hoy no te preocupes; solo por hoy no te enojes; solo por hoy honra a tus padres, maestros y mayores; solo por hoy gánate la vida honradamente; y solo por hoy demuéstrale gratitud a todas las cosas.
«No tenés que creer en el reiki para que te afecte hondamente. No tenés que creer que la fruta es deliciosa para poder disfrutarla, pero primero tendrás que probarla», sugirieron Baginski y Sharamon. La reikista y masoterapeuta consultada para esta nota aclaró: “Las sensaciones durante la sesión y su efectividad dependen de la predisposición del receptor”.
Miraglia disiente con los reikistas que imponen la idea de que esta terapia complementaria es “un método de curación”. Aclaró: “El reiki es un método de relajación y armonización del cuerpo, la mente y el espíritu. Ayuda a recuperar la unidad psicofísica. Aporta un granito de arena en la recuperación de dolencias físicas y estados anímicos perturbados, que son producidos, justamente, por el desequilibrio de esa unidad”. Amplió: “El reiki sustenta la capacidad natural del cuerpo de sanarse a sí mismo, pero jamás debe considerarse como un reemplazo de la medicina tradicional”. Y contó que hay personas que quieren recibir la “energía vital universal” únicamente para relajarse y ordenarse internamente, como un alivio ante los desórdenes físicos y/o emocionales generados por situaciones personales o laborales adversas.
Una sesión combinada de masoterapia y reiki
“Antes de empezar una sesión de masajes y de canalización de la energía vital universal, dialogamos con la persona que acude a nosotros con el objetivo de establecer una conexión que nos ayude a conocernos mutuamente y a darle calidez al ambiente. Somos dos seres humanos abocados al dar y al recibir ayuda. Como todos somos energía en movimiento e intercambio constantes, nuestros masajes lograrán mejores resultados si los profesionales estamos en armonía, porque solo así transmitiremos energía positiva con nuestras manos. Me armonizo dándome reiki, y después, canalizo buena energía”, contó Miraglia.
Principios del Reiki

Principios del Reiki


El masaje, aplicado con la totalidad de la mano, constituye también una forma de comunicación con la persona atendida. “No aplicamos las maniobras como si fueran ejercicios matemáticos, sino que apelamos a la intuición y la capacidad propias para detectar, con el tacto, las tensiones y las alteraciones físicas de quien recibirá el masaje”, precisó la reikista y masoterapeuta. También destacó que aunque una persona no sienta ningún efecto con el reiki, como consecuencia de una traba conciente o inconsciente, esta terapia complementaria “jamás le hará daño”. Puntualizó que quienes dan reiki son solo un canal para que la “energía vital universal” llegue a quien la necesita, y que, como sus “pacientes”, quedan relajados, armonizados y fortalecidos corporalmente y espiritualmente. “Combinar la masoterapia y el reiki me permite cumplir mi objetivo de ayudar a los demás de una mejor manera, privilegiando un abordaje holístico, integrador, del ser humano en cada sesión, y la necesidad y la importancia de brindarle energía positiva”, concluyó.
Nota elaborada especialmente para .cero por Jimena López.