sedentarismoEsta enfermedad se incrementó con fuerza en las últimas dos décadas, y por este motivo, mueren 3 millones de personas al año. Las causas del aumento de la obesidad son varias y el estilo de vida posmoderno no ayuda. Horas sentados frente a la computadora, transporte público y autos. El tiempo libre no abunda y también nos encontramos con la necesidad de descansar. Si bien debería ser para todos, el tiempo para comprar, cocinar alimentos saludables y practicar deportes, a veces es un lujo.
Sería bueno que sea diferente, pero no hay fórmulas y menos de las mágicas. No hay secretos: la alimentación sana y la actividad física han sido siempre las bases de una vida saludable, tanto del cuerpo como de la mente. “Mens sana in corpore sano”. Se trata de formar un equilibrio entre lo que consumimos y la energía que gastamos. «Somos lo que comemos», dicen algunos, otros remarcan que debemos comer para vivir y no vivir para comer. Lo cierto es que la comida puede llegar a ser una adicción.
obesidadLos terapeutas indican la fijación en la etapa oral, el intento de llenar un vacío, la incapacidad de controlar los impulsos. Otros simplemente lo catalogan como gula y, afortunadamente, hay consciencia sobre el carácter de enfermedad de la obesidad. No es casual que existan programas como “Cuestión de peso” o “The biggest loser” (en Estados Unidos). Si bien creo que desde estos formatos el tratamiento que le dan al obeso es de espectacularización y muchas veces los humillan, si pensamos que el contenido televisivo se construye en base a la sociedad, vemos el problema entre nosotros.
Algunas causas de sobrepeso son parte de nuestra vida
obesidadEn la pubertad, las mujeres acumulan más masa grasa que los hombres. Las mujeres tenemos un cuerpo preparado para la procreación y eso no tiene precio, pero tenemos un metabolismo menos favorable y ciertos inconvenientes que ciertamente preferiríamos evitar. Por otro lado, los niños de entre los 4 a 8 años también dan un salto en el cual aumenta su tejido adiposo. Y es sabido que etapas como el embarazo y la menopausia también afectan el aumento de peso, por lo cual no es extraño que la mayoría de las personas con este problema pertenezcan al género femenino. El embarazo no debería ser una causa para ganar peso de forma crónica, pero todo depende de los kilos aumentados y la posterior recuperación.
obesidad Existen otros factores no tan naturales que repercuten negativamente en el control de nuestro peso. El abandono del tabaco suele derivar en un aumento del mismo, motivo por el cual muchas personas postergan emprender la difícil batalla para dejar este vicio. La abstinencia suele compensarse con una mayor ingesta de alimentos. Por otro lado, el alcohol también es un factor determinante a la hora de analizar la obesidad, ya que acumula la grasa no utilizada por nuestro cuerpo. Los dos vicios más habituales en nuestra sociedad son variables que favorecen el soprepeso y la obesidad.