Si decimos Qatar o Catar, probablemente y de forma automática se nos venga a la mente el fútbol, ya que el próximo año será la sede de la Copa Mundial de la FIFA. También al imaginarse al país pequeño de los distintos emiratos, la mayoría de la gente responda que es uno lleno de arena donde hay camellos, montañas y gente «tapada». Es común en la sociedad confundir determinados rasgos de una nación sin haber investigado previamente. Qatar será la próxima sede mundialista y tendrá los ojos del mundo hacia su dirección, pero no todo lo que brilla es oro, suele decir el refrán… y Qatar no está exenta a esa lógica.

Ese pequeño territorio ubicado en el Golfo Pérsico y en una de las zonas más calientes del mundo, con una superficie de 11.610 kilómetros cuadrados, es una península que solo tiene contacto con su vecino Arabia Saudita. Para aquellos que tengan la aventura de ir al pequeño centro del mundo en noviembre del 2022, le recordamos algunas cositas: su moneda no es nada barata en comparación con el resto del mundo y se utiliza el riyal, donde 4.241 ry equivalen a 1 euro.

Este es uno de los países más pequeños del mundo, es un emirato monárquico e independiente desde 1971. Desde 2013, el emir es Tamim Bin Hamad Al Tahni, el famoso Kalifa. Cuando hablamos del emir estamos diciendo que son los dueños del país y que su palabra es la que se hace valer en Qatar, todo le pertenece al emir y solo él dicta las normas. Hay varios emires famosos, uno de ellos el qatarí dueño del PSG, Nasser Al Khelaifi, que en los últimos tiempos se hizo noticia por la llegada de Lionel Messi y el armado de uno de los equipos más caros de la historia del fútbol mundial (actualmente 8° en la nómina).

Aquellos que visiten Qatar arribarán a su capital, Doha, a través de sus compañías aéreas Qatar Airways que, al día de hoy, es una del top ten en viajes aéreos. Este pequeño país tiene algunas rarezas, no posee mucha población y la misma es de 2.800.000 personas, menos que la Ciudad de Buenos Aires. Tiene alrededor de 78% de población inmigrante y eso hace que su población nativa sea muy reducida y, a nivel mundial, muchos emigraron y poseen fortunas en el exterior.

¿Qué hace de Qatar una potencia económica?

Tiene un Producto Bruto Interno (PBI) per cápita de 55 mil euros, ocupa una posición estándar dentro de los mejores 53 países del mundo y está considerado uno de los mejores 10 para vivir, según agencias internacionales. La seguridad es casi perfecta, aún así, hubo varios crímenes por año. A nivel de reservas, es una potencia mundial en materia de gas y petróleo, eso fue el boom de su éxito y los negocios a partir de dichos combustibles, prácticamente cualquier lugar donde uno «pinche» el suelo, sale gas.

Según datos económicos, hasta 2013 el Impuesto al Valor Agregado (IVA), algo tan mencionado en Argentina, es inexistente en aquel reino, pareciera una película de otro mundo, uno donde todo parece feliz y de ricos. Sin embargo, debemos dar vuelta una página de color y meternos en una más «movida». El Mundial del próximo año se vio envuelta en sospechas y no quedó bien visto el reinado de Qatar debido a los casos de corrupción que envolvieron por un lado la elección del país como sede del certamen deportivo con sumas millonarias para su elección.

Así como también la construcción de los estadios, monstruosos en medio del desierto, que fueron «manchados» por el sufrimiento de los trabajadores que realizaron las obras. Amnistía Internacional denunció la explotación laboral en su construcción, donde llevaban obreros desde países como Bangladés, Mongolia, India y Nepal. Estos trabajadores fueron explotados, según esta organización, para construir estadios en condiciones infrahumanas con temperaturas superiores a los 55 grados y luego ubicando a los empleados en pocilgas en medio del desierto con poca agua, salarios muy malos y con el agravio de quitarles sus pasaportes al ingresar al país y no devolvérselos hasta terminado el trabajo.

Ocho son los estadios que se construyeron para la cita futbolística, el de mayor capacidad es para 86.250 espectadores sentados y las ciudades donde se alojarán serán Lusail, Al Rayyan, Doha, Jor y Al Wakrah. Las distancias son muy cortas y no es necesario utilizar aviones para moverse. El visitante deberá tener en cuenta algunas reglas que hacen a la religión musulmana, como la prohibición del alcohol y, para eso, se alojarán barcos casinos, bares para que puedan realizar estas actividades más distendidas y con consumo de bebidas alcohólicas.

Asimismo, hay algunas curiosidades que podrán observarse, como la que sus ciudadanos son de los que mejores ingresos tienen en el planeta. El combustible para el transporte particular es de los más baratos del mundo, incluso más económico que un café, y no tienen forestación y es el segundo país más plano del mundo.

Qatar es un pequeño territorio pero un gran país, el colorido que se espera para 2022 hará de la cita mundialista una de las mejores en la historia, siendo también la primera vez que este certamen se realice en noviembre hasta diciembre por motivo del calor extremo que hay en junio y julio. Será uno de los mundiales más caros de la historia, pero promete ser un bello espectáculo. Todo el colorido no podrá tapar, sin embargo, las atrocidades que se vivieron para construir la localía y el furor de los hinchas, y la construcción de la alegría con el sufrimiento de los más débiles. Así será la próxima Copa Mundial de Fútbol.