En breve llegamos al final de este recorrido de coaching en el que profundizamos sobre la soledad, no sentirla y, una vez más, intensificamos tu desarrollo personal.

Descubrí el placer de hacer las cosas por tu cuenta

Los seres humanos somos, por naturaleza, animales sociales. Nos gusta mucho la compañía y tratamos de rodearnos de personas con ideas afines. Al mismo tiempo, a veces estar con otros puede ser bastante limitante. Hay que tener en cuenta los intereses de las otras personas, sus gustos y disgustos hasta que, finalmente, tomes la decisión acerca de qué hacer. Esto no siempre es fácil.

Los tiempos de soledad te dan la oportunidad maravillosa de descubrir la vida por tu cuenta. Sos libre de hacer lo que quieras y lo que más deseás. Podés comer lo que quieras, ver la película que más te interese o ir adonde ninguno de tus amigos le gustaría ir. En resumen, la soledad te permite tener un tiempo importante para vos mismo e invertir ese tiempo en las actividades que más te gustan.

Al mismo tiempo, es importante darse cuenta de que no necesitás de otros para que puedas disfrutar de la vida. No dejes que por el hecho de que nadie esté presente con vos en este momento dejes de hacer cosas emocionantes. En principio, podés sentirte un poco extraño por hacer todas estas cosas por tu cuenta, pero podés descubrir rápidamente la alegría en ello.

Tomá la iniciativa

La superación de los sentimientos de soledad a menudo requiere que tomes la iniciativa a la hora de establecer y mantener relaciones sociales. Tendrás que formar activamente nuevas relaciones y tomar la iniciativa cuando se trata de invitar a otros a hacer cosas con vos. Recordá que, a veces, las personas prefieren estar solas en lugar de arriesgarse a ser rechazadas. Así que hacete un favor a vos mismo y hacia los demás y tené el valor de tomar la iniciativa. No te límites a la esperanza de que otras personas lo hagan por vos.

Pasá más tiempo con tu familia

El mantenimiento de una buena relación con los miembros de tu familia no siempre es fácil. Sin embargo, si buscás activamente pasar más tiempo con ellos podés dar un paso importante hacia la superación de los sentimientos de soledad. Si es necesario, tené el valor de dar el primer paso si el contacto con algunos de tus familiares disminuyó con el paso de los años.

Usá ese tiempo para tu crecimiento personal

Hay dos opciones para hacerle frente a los momentos de soledad. Podés lamentarte por ello y sentirte miserable o podés utilizar ese tiempo que tenés para acelerar tu crecimiento como persona. La decisión siempre es tuya.

Hay tantas nuevas habilidades para desarrollar y, sorprendentemente, nuevos e interesantes temas con los que podés profundizar en cualquier área que te interese. Ahora es el momento adecuado para utilizar ese tiempo que tenés para vos mismo, con el fin de hacer mejoras importantes en tu vida.

Aprendé a pensar positivamente acerca de la soledad

La forma de pensar moldea cómo interpretás lo que te pasa en la vida. Podés no ser capaz de cambiar tu situación, pero todavía podés influir en cómo reaccionar ante ella. En este sentido, lo que te pasa en la vida es mucho menos importante que la manera de pensar acerca de ella y la manera de reaccionar ante ella.

Por pensar más positivamente acerca de los tiempos de soledad aprendés a identificar mejor las posibilidades y oportunidades que vienen al estar solo.

La soledad no es un hecho, es una sensación

En su esencia pura, la soledad es un sentimiento y no es un hecho definitivo. Más a menudo de lo que crees, te sentís solo no porque estés físicamente aislado de otros seres humanos, sino porque una parte de tu mente activó el sentimiento de sentirse solo.

Para llevar a cabo este cambio de actitud es importante recordar que cada vez que te sentís solo es un sentimiento y no necesariamente un hecho evidente. Por esta razón, es importante aceptar la sensación sin dar demasiada importancia a la misma. En lugar de hacerte preguntas dolorosas y casi autodestructivas sobre las razones de tu soledad, centrate en seguir adelante con tu vida.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.