Esta semana se estrenó en la plataforma de puentes de cine la ópera prima de Sebastián Kohan «Buscando a Panzeri», un documental que reconstruye la figura del periodista deportivo «más citado y menos leído» de la actualidad.

Después de años de trabajo y de la frustración por la cancelación del BAFICI del cual iba a formar parte, la película encontró su lugar virtual en plena cuarentena. Este austero documental propone un acercamiento a la figura de Dante Panzeri a partir de la cual se desprenden otros intereses, por ejemplo, cómo y por qué operan los sistemas de olvido en nuestra cultura.

«El periodista más citado y menos leído»

En un contexto en que la ética periodística en general se relativiza de una manera preocupante, la figura de Dante Panzeri se hace fundamental, entonces Sebastián Kohan hace de la búsqueda su cruzada personal. El gran conflicto es que casi no hay material de archivo, por lo que el recorrido del director es a través de los testimonios de personas que intentan evocar su espíritu crítico con la mayor fidelidad posible. La destreza está en hacer narrativa de lo que no hay y traccionar el relato a partir de las reiteradas negativas que encuentran en el camino, cuando lo usual es que las películas avancen por las posibilidades que se abren.

De esta manera, «Buscando a Panzeri» no puede encontrar a la persona y se determina en reconstituir el mito. A través de este documental, conocemos un periodismo crítico difícil de rastrear que desapareció del mapa en pos de nuevos intereses que no podrían permitirse jamás semejantes convicciones, y que necesitan cultivar en los jóvenes un ideal blando y maleable.

Con una estética desprolija y un personaje antipático, este documental es un dispositivo de resistencia a los cánones mediáticos que abrillantan todo para cubrir un núcleo rancio y deshonesto.